No deja de ser curioso que los mismos que defienden el aborto celebren el nacimiento de Jesús.
No deja de ser curioso que los mismos que defienden el aborto celebren el nacimiento de Jesús.