All Countries
  • ¿Es legítimo un gobierno nacido de la estafa? Si Sánchez hubiera dicho a los españoles que gobernaría con los comunistas, BILDU y los golpistas catalanes, ¿Cuántos le habrían votado?
    ¿Es legítimo un gobierno nacido de la estafa? Si Sánchez hubiera dicho a los españoles que gobernaría con los comunistas, BILDU y los golpistas catalanes, ¿Cuántos le habrían votado?
  • WWW.ABC.ES
    La verdad del galeón español que Spielberg convirtió en pirata
    Los arqueólogos identifican al Santo Cristo de Burgos, el galeón de Manila que inspiró al cineasta la película 'Los Goonies'
  • Muchos hombres viven en un mundo de «indescribible soledad», y cuando se den cuenta de que perdieron de vista a Dios, «advertirán el horror de su pobreza».
    Muchos hombres viven en un mundo de «indescribible soledad», y cuando se den cuenta de que perdieron de vista a Dios, «advertirán el horror de su pobreza».
  • No deja de ser curioso que los mismos que defienden el aborto celebren el nacimiento de Jesús.
    No deja de ser curioso que los mismos que defienden el aborto celebren el nacimiento de Jesús.
  • A los españoles se nos da muy bien la comedia, excelentemente bien el drama y cojonudamente la tragedia. Antes estábamos muy bien dotados para interpretar la tragedia, hoy sólo lo estamos para contemplarla inertes, quietecitos, desde el patio de butacas mientras el acomodador nos ceba de palomitas y de bombón helado porque ya no hay descanso ni bar en el entresuelo y como, además, somos todos muy ecosostenibles, ya no fumamos, con lo cual no hace falta levantarse de la butaca, salvo para ir a mear. Y ni siquiera eso, porque tenemos todos una gran capacidad de retención pues nos ha crecido la vejiga en proporción inversa a los testículos. Misterios de la adecuación y aggiornamiento de la biología a la ideología.

    Hemos contemplado con el bol de palomitas y el morro pringado de bombón helado el planteamiento y el nudo de la tragedia. Ahora estamos ya en el desenlace. Igual de quietecitos que en los dos primeros actos porque somos muy, pero que muy demócratas y muy, pero que muy constitucionalistas. Vemos, sin pasmo y sin reacción, cómo la mesnada de la rapiña, integrada por la hueste de aldeanos arrebatados del separatismo y por la horda socialcomunista que, aún endomingada en su atavío, sigue llevando un odio agrio, rancio y seco en las sobaqueras y en las braguetas de sus monos milicianos, está a un paso y a un par de votaciones parlamentarias de conseguir lo que hace ochenta y seis años no pudieron lograr porque una pandilla de fascistas reaccionarios sublevados sacó en andas al Santo más español de toda la Corte Celestial: Sanseacabó.

    Hoy, Sanseacabó es rehén del Padre Ángel y padece el Síndrome de Estocolmo, y la derecha española sigue siendo la misma, sigue siendo lo que fue hace ochenta y seis años. Sigue siendo como ese anciano impotente que hace décadas que solo acaricia de oído a una mujer. Porque así es como acaricia Feijóo a España, de oído en su silencio dominical, en su silencio de pereza, en su silencio de pasteles vespertinos servidos por sus pusilánimes mucamas parlamentarias cuando bosteza la última luz. La del ocaso. No esperéis el redoble de un galope ni la voz de una corneta antes de la consumación de la tragedia. Nada. Solo el ocaso. Sanseacabó. Fin.

    Eduardo García Serrano
    A los españoles se nos da muy bien la comedia, excelentemente bien el drama y cojonudamente la tragedia. Antes estábamos muy bien dotados para interpretar la tragedia, hoy sólo lo estamos para contemplarla inertes, quietecitos, desde el patio de butacas mientras el acomodador nos ceba de palomitas y de bombón helado porque ya no hay descanso ni bar en el entresuelo y como, además, somos todos muy ecosostenibles, ya no fumamos, con lo cual no hace falta levantarse de la butaca, salvo para ir a mear. Y ni siquiera eso, porque tenemos todos una gran capacidad de retención pues nos ha crecido la vejiga en proporción inversa a los testículos. Misterios de la adecuación y aggiornamiento de la biología a la ideología. Hemos contemplado con el bol de palomitas y el morro pringado de bombón helado el planteamiento y el nudo de la tragedia. Ahora estamos ya en el desenlace. Igual de quietecitos que en los dos primeros actos porque somos muy, pero que muy demócratas y muy, pero que muy constitucionalistas. Vemos, sin pasmo y sin reacción, cómo la mesnada de la rapiña, integrada por la hueste de aldeanos arrebatados del separatismo y por la horda socialcomunista que, aún endomingada en su atavío, sigue llevando un odio agrio, rancio y seco en las sobaqueras y en las braguetas de sus monos milicianos, está a un paso y a un par de votaciones parlamentarias de conseguir lo que hace ochenta y seis años no pudieron lograr porque una pandilla de fascistas reaccionarios sublevados sacó en andas al Santo más español de toda la Corte Celestial: Sanseacabó. Hoy, Sanseacabó es rehén del Padre Ángel y padece el Síndrome de Estocolmo, y la derecha española sigue siendo la misma, sigue siendo lo que fue hace ochenta y seis años. Sigue siendo como ese anciano impotente que hace décadas que solo acaricia de oído a una mujer. Porque así es como acaricia Feijóo a España, de oído en su silencio dominical, en su silencio de pereza, en su silencio de pasteles vespertinos servidos por sus pusilánimes mucamas parlamentarias cuando bosteza la última luz. La del ocaso. No esperéis el redoble de un galope ni la voz de una corneta antes de la consumación de la tragedia. Nada. Solo el ocaso. Sanseacabó. Fin. Eduardo García Serrano
  • WWW.OUTONO.NET
    El nuevo plan golpista que obligaría a invocar el Artículo Octavo de la Constitución Española
    Los separatistas se sienten tan envalentonados con las cesiones de Pedro Sánchez que ya plantean que una minoría sea capaz de romper la unidad de España. Ayer Perú y ahora España: golpe de la izquierda contra la independencia judicial ¿España se dirige hacia una dictadura? Hay datos alarmantes que indican ese derrotero El separatismo quiere […]
Ver más....