Angel

  • WWW.ELDEBATE.COM
    Augusto Ferrer Dalmau: «Cuando yo tenía 18 años nadie hablaba de la Guerra Civil, a ninguno nos importaba»
    El «pintor de batallas», recién nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad CEU San Pablo, reflexiona en El Debate sobre la necesidad de la im...
  • #Agenda 2030
    #Agenda 2030
    CIENCIAYSALUDNATURAL.COM
    Verdaderos objetivos de la Agenda 2030 y el desarrollo sostenible
    Se trata de trasladar poblaciones de áreas rurales y suburbanas a ciudades donde los usos de recursos serán monitoreados y controlados.
  • ·2 Reproducir
  • WWW.OUTONO.NET
    El escándalo de la censura en Facebook por parte de gobiernos sin pasar por la Justicia
    Esta semana se ha confirmado que los gobiernos tienen la posibilidad de ejercer la censura en la mayor de las redes sociales sin recurrir a la Justicia. Una poderosa empresa afín a la izquierda presiona a Twitter para que siga censurando Algunos consejos para evitar que Twitter suspenda tu cuenta por denuncias falsas El gobierno […]
  • En cualquier arrabal o cualquier barriada conflictiva de España, a determinadas horas no puedes deambular sin riesgo de ser atacado, violada, o asaltado.

    En vida del Caudillo, la seguridad ciudadana estaba garantizada con una serie de Cuerpos de Orden Publico a saber: Policía Armada: para seguridad ciudadana en las zonas metropolitanas, Guardia Civil: especializados en las zonas rurales y pueblos, Policía Municipal: dependiente de los Ayuntamientos, El Sereno y El Vigilante.

    Estos dos últimos, se sufragaban con aportaciones de los comerciantes del barrio.

    Todas las noches del año, entre las 22:00 y las 06:00, “El Sereno”, patrullaba las calles del barrio que tenía encomendadas, con el auxilio de: un silbato, una linterna y un palo de madera. A través del silbato, se daba la alarma de cualquier incidente y esto era escuchado por los otros Serenos que patrullaban en calles colindantes, los cuales acudían a la llamada en soporte de este. Evidentemente una de las funciones de “El Sereno”, era llamar al 091, número telefónico de la Policía Armada, en caso de que el incidente fuera a mayores. De todas maneras, la presencia de un hombre uniformado, enarbolando un palo, creaba en sí misma una sensación de seguridad saludable, que envolvía nuestras noches en los barrios de España.

    “El Vigilante”, era otra modalidad de servicio de seguridad; este, así misma tenia también encomendadas una serie de calles a vigilar y patrullar. Su equipo consistía en un palo, un silbato, una linterna y una pistola. Tenían los mismos cometidos que “El Sereno” siendo este último una figura con mayor antigüedad en el servicio. Se prestaban igualmente apoyo y auxilio los unos a los otros.

    La delincuencia en vida del Caudillo era prácticamente inexistente.

    Robos, asaltos, violaciones, secuestros, agresiones, homicidios, pederastia, eran prácticamente testimoniales, no se daban. El Terrorismo no existía, el pandillerismo no existía, las violaciones grupales no existían, la trata de mujeres no existía, el tráfico de drogas no existía, el narcomenudeo no existía, ¿la pornografía? no existía…….

    Cualquiera podía pasear por la calle, ejerciendo de manera real y efectiva el derecho deambulatorio, que tanto cacarean los demócratas y que a determinadas horas y en determinados lugares no se puede ejercer, sin que te roben, te agredan o violen a una mujer después de robarla y agredirla salvajemente.

    La cultura de seguridad en vida del Caudillo, alcanzaba incluso a los taxistas, los cuales cuando llevaban en su pasaje a una mujer a altas horas de la noche, se esperaban con el coche frente al portal hasta que la mujer entraba y estaba a salvo. Hubo casos en que el taxista tuvo que llamar a la policía a través de la emisora e incluso intervenir, en situaciones de intentos de robo (ocasionales la verdad), ya que la inmensa mayoría portaba en el taxi un objeto destinado a su defensa propia. Los ciudadanos españoles en general, eran muy solidarios en este aspecto y no dudaban lo más mínimo en salir a la calle a auxiliar a cualquier víctima de algún acto anti social.

    Hoy, se limitan a grabarlo con el móvil y colgarlo en las redes……….

    En 1945, el Caudillo, vuelve a organizar el cuerpo del “Somaten Armado”, que había sido disuelto por la Republica en 1931.

    El Somaten Armado estaba formado por un cuerpo de voluntarios civiles, que como principal misión tenían el combate contra “el maquis”, y la estrecha colaboración en funciones de seguridad ciudadana, con la Guardia Civil y la Policía Armada. El Somaten ostentaba el carácter, policial, local y militar.

    Los miembros del somatén eran vecinos voluntarios, que reunieran las condiciones de prestar servicio. Todos tenían la obligación de poseer armas y periódicamente eran instruidos militarmente. El somatén jugo, un papel importante como policía de las buenas costumbres, la moral y la ética; perseguían la blasfemia. Los somatenes estaban adscritos a la vocación de la Virgen de Montserrat, que era su patrona y siempre acudían a las misas de campaña.

    En palabras del General Primo De Rivera:

    “El somatén y la Unión Patriótica están perfectamente organizados y tiene tal fuerza de cohesión, tal decisión para actuar noble y ciudadanamente, que no creo ya que con la existencia de estas entidades puedan volver a España días de turbulencia, de inquietud y de zozobra, como los que hemos conocido”.

    Este somatén franquista tenía asignados fusiles en los puestos de la guardia civil y licencia de armas cortas. Nunca podían actuar en solitario, siempre acompañados por la guardia civil. Eran un grupo de soporte y apoyo a las Fuerzas de Orden.

    Con la llegada de la democracia se disuelve el Somaten en 1978; y se da paso a la entrada de lo mejor de Europa y el mundo; las drogas, la pornografía, la prostitución, la delincuencia, el anti catolicismo, el deambular libremente de los degenerados, los asaltos callejeros, las violaciones, el aborto, el divorcio, los separatismos, el odio a España, los altercados, las huelgas revolucionarias, etc.

    Al parecer molestaba a alguien la presencia de los Somatenes; supongo que a los de siempre; a esa especie de raza aparte, independiente pero muy prolífica y abundante conformada por los sinvergüenzas.

    Garantizar el sosiego publico era una de las principales funciones de los Somatenes; la antítesis de lo que actualmente existe en la calle donde, ante el asalto o la brutal paliza a un transeúnte para arrebatarle el reloj de mano de vagos y maleantes; el público observa expectante e impertérrito, grabándolo con la cámara del móvil. “A la cobardía la llaman prudencia” ….

    Ante cualquier acto de delincuencia o inmoralidad ahí estaba el Somaten, para auxiliar al indefenso, de manera altruista y gratuita. Para auxiliar a las fuerzas del orden público.

    España, pues, contaba para la seguridad ciudadana, con: La Policía Armada, La Guardia Civil, La Policía local, El Sereno, El Vigilante y el Somaten Armado.

    Todos con el único objetivo de salvaguardar la paz y tranquilidad de los ciudadanos, donde no había droga en las calles, delincuentes, vagos y maleantes se escondían por el temor que infundían estos cuerpos de seguridad, los ciudadanos podían deambular con confianza y tranquilidad, las personas que trabajaban de noche podían regresar a sus casas con absoluta seguridad. Ahora existe la Paz…. la Paz de los cementerios…

    En cualquier arrabal o cualquier barriada conflictiva de España, a determinadas horas no puedes deambular sin riesgo de ser atacado, violada, o asaltado. En vida del Caudillo, la seguridad ciudadana estaba garantizada con una serie de Cuerpos de Orden Publico a saber: Policía Armada: para seguridad ciudadana en las zonas metropolitanas, Guardia Civil: especializados en las zonas rurales y pueblos, Policía Municipal: dependiente de los Ayuntamientos, El Sereno y El Vigilante. Estos dos últimos, se sufragaban con aportaciones de los comerciantes del barrio. Todas las noches del año, entre las 22:00 y las 06:00, “El Sereno”, patrullaba las calles del barrio que tenía encomendadas, con el auxilio de: un silbato, una linterna y un palo de madera. A través del silbato, se daba la alarma de cualquier incidente y esto era escuchado por los otros Serenos que patrullaban en calles colindantes, los cuales acudían a la llamada en soporte de este. Evidentemente una de las funciones de “El Sereno”, era llamar al 091, número telefónico de la Policía Armada, en caso de que el incidente fuera a mayores. De todas maneras, la presencia de un hombre uniformado, enarbolando un palo, creaba en sí misma una sensación de seguridad saludable, que envolvía nuestras noches en los barrios de España. “El Vigilante”, era otra modalidad de servicio de seguridad; este, así misma tenia también encomendadas una serie de calles a vigilar y patrullar. Su equipo consistía en un palo, un silbato, una linterna y una pistola. Tenían los mismos cometidos que “El Sereno” siendo este último una figura con mayor antigüedad en el servicio. Se prestaban igualmente apoyo y auxilio los unos a los otros. La delincuencia en vida del Caudillo era prácticamente inexistente. Robos, asaltos, violaciones, secuestros, agresiones, homicidios, pederastia, eran prácticamente testimoniales, no se daban. El Terrorismo no existía, el pandillerismo no existía, las violaciones grupales no existían, la trata de mujeres no existía, el tráfico de drogas no existía, el narcomenudeo no existía, ¿la pornografía? no existía……. Cualquiera podía pasear por la calle, ejerciendo de manera real y efectiva el derecho deambulatorio, que tanto cacarean los demócratas y que a determinadas horas y en determinados lugares no se puede ejercer, sin que te roben, te agredan o violen a una mujer después de robarla y agredirla salvajemente. La cultura de seguridad en vida del Caudillo, alcanzaba incluso a los taxistas, los cuales cuando llevaban en su pasaje a una mujer a altas horas de la noche, se esperaban con el coche frente al portal hasta que la mujer entraba y estaba a salvo. Hubo casos en que el taxista tuvo que llamar a la policía a través de la emisora e incluso intervenir, en situaciones de intentos de robo (ocasionales la verdad), ya que la inmensa mayoría portaba en el taxi un objeto destinado a su defensa propia. Los ciudadanos españoles en general, eran muy solidarios en este aspecto y no dudaban lo más mínimo en salir a la calle a auxiliar a cualquier víctima de algún acto anti social. Hoy, se limitan a grabarlo con el móvil y colgarlo en las redes………. En 1945, el Caudillo, vuelve a organizar el cuerpo del “Somaten Armado”, que había sido disuelto por la Republica en 1931. El Somaten Armado estaba formado por un cuerpo de voluntarios civiles, que como principal misión tenían el combate contra “el maquis”, y la estrecha colaboración en funciones de seguridad ciudadana, con la Guardia Civil y la Policía Armada. El Somaten ostentaba el carácter, policial, local y militar. Los miembros del somatén eran vecinos voluntarios, que reunieran las condiciones de prestar servicio. Todos tenían la obligación de poseer armas y periódicamente eran instruidos militarmente. El somatén jugo, un papel importante como policía de las buenas costumbres, la moral y la ética; perseguían la blasfemia. Los somatenes estaban adscritos a la vocación de la Virgen de Montserrat, que era su patrona y siempre acudían a las misas de campaña. En palabras del General Primo De Rivera: “El somatén y la Unión Patriótica están perfectamente organizados y tiene tal fuerza de cohesión, tal decisión para actuar noble y ciudadanamente, que no creo ya que con la existencia de estas entidades puedan volver a España días de turbulencia, de inquietud y de zozobra, como los que hemos conocido”. Este somatén franquista tenía asignados fusiles en los puestos de la guardia civil y licencia de armas cortas. Nunca podían actuar en solitario, siempre acompañados por la guardia civil. Eran un grupo de soporte y apoyo a las Fuerzas de Orden. Con la llegada de la democracia se disuelve el Somaten en 1978; y se da paso a la entrada de lo mejor de Europa y el mundo; las drogas, la pornografía, la prostitución, la delincuencia, el anti catolicismo, el deambular libremente de los degenerados, los asaltos callejeros, las violaciones, el aborto, el divorcio, los separatismos, el odio a España, los altercados, las huelgas revolucionarias, etc. Al parecer molestaba a alguien la presencia de los Somatenes; supongo que a los de siempre; a esa especie de raza aparte, independiente pero muy prolífica y abundante conformada por los sinvergüenzas. Garantizar el sosiego publico era una de las principales funciones de los Somatenes; la antítesis de lo que actualmente existe en la calle donde, ante el asalto o la brutal paliza a un transeúnte para arrebatarle el reloj de mano de vagos y maleantes; el público observa expectante e impertérrito, grabándolo con la cámara del móvil. “A la cobardía la llaman prudencia” …. Ante cualquier acto de delincuencia o inmoralidad ahí estaba el Somaten, para auxiliar al indefenso, de manera altruista y gratuita. Para auxiliar a las fuerzas del orden público. España, pues, contaba para la seguridad ciudadana, con: La Policía Armada, La Guardia Civil, La Policía local, El Sereno, El Vigilante y el Somaten Armado. Todos con el único objetivo de salvaguardar la paz y tranquilidad de los ciudadanos, donde no había droga en las calles, delincuentes, vagos y maleantes se escondían por el temor que infundían estos cuerpos de seguridad, los ciudadanos podían deambular con confianza y tranquilidad, las personas que trabajaban de noche podían regresar a sus casas con absoluta seguridad. Ahora existe la Paz…. la Paz de los cementerios…
    Love
    1
  • Confieso humillado que vivía en el error
    En los regímenes comunistas era un clásico que los purgados hiciesen una declaración pública, en la que confesaban su imperdonable desviacionismo respecto a la doctrina obligatoria del partido único.
    Siguiendo el ejemplo de aquellos admirables sistemas cerrados, me rindo ante el magisterio de la única ideología admisible: el «Pensamiento Sánchez». Con evidente vergüenza, confieso que hasta ahora vivía en el error. Estaba empecinado en ver como hechos positivos la seguridad jurídica, la unidad de España, el orden constitucional, el tesoro de la lengua y la cultura españolas, la tradición católica de nuestro país y el valor de sus enseñanzas, la libertad de empresa, el respeto a la palabra dada, la existencia del sexo biológico y el principio de que todos los españoles somos iguales. Pero no podía estar más equivocado.
    Ahora he abierto los ojos y he dejado de ser un ultra. Sé que mentir al pueblo en las promesas electorales es algo sano y perfectamente normal. Manipular las encuestas costeadas con los impuestos de todos para favorecer al partido gobernante y falsificar los datos del paro cambiando su semántica son prácticas loables, siempre que contribuyan a afianzar al líder providencial. No dar una en la gestión de los fondos europeos y tenerlos bloqueados por pura incompetencia burocrática es muy positivo. Aceptar el apoyo del partido de ETA y cortejarlo es una saludable adaptación a los nuevos tiempos. Gobernar España con el apoyo de un partido golpista y separatista que tiene precisamente como meta destruir España es lo más natural del mundo. Poner a parir a los jueces que no son de la correcta ideología «progresista» e intentar maniatarlos supone una necesaria revisión de las erradas teorías sobre la separación de poderes de Montesquieu (probablemente un franquista de tomo y lomo, aunque se murió en 1755).
    España es una nación de naciones, y cuanto más desunida esté –nosotros decimos «cuanto más plural y diversa sea»– mejor le irá, pues no hay nada más moderno y solidario que el hecho de que uno de Álava se crea diferente y superior a uno de Burgos.
    Lo público es siempre mejor que lo privado. El Estado siempre es bueno; por el contrario, los empresarios son de entrada sospechosos y ruines, todos ellos. El dinero público no es de nadie. Todo aquel que levante un poco la cabeza con su esfuerzo o ingenio, o haya tenido la suerte de recibir una buena herencia, deberá recibir un estacazo fiscal por «rico», el delito imperdonable. El rencor social y la envidia son mejores para forjar una sociedad sana que la meritocracia y la legítima aspiración de ir a más.
    Abortar –matar al nasciturus– es «avanzar en derechos». Crear una subcultura que invita a los adolescentes a dudar de su sexualidad y cambiarse de sexo simplemente acudiendo a un registro es «avanzar en derechos». El hecho de que los médicos de la sanidad pública maten a pacientes que lo soliciten es «avanzar en derechos» (en cambio invertir en cuidados paliativos para que todas las personas vivan un final digno y sin dolor no nos gusta, es facha).
    La concordia entre españoles y el simbólico y fructífero perdón de la etapa de la Transición es un resabio fachoso que hay que superar. Dividir al país echando sal a heridas de hace 80 años por puro revanchismo ideológico es «avanzar en derecho». Imponer, so pena de sanción, una lectura única de la historia, donde unos son siempre ángeles y otros siempre demonios, es «avanzar en derechos».
    Defender el esfuerzo en las aulas y la exigencia de los docentes es facha. Retocar las leyes para favorecer el imperio de la burramia es la mejor garantía de que España tendrá un gran futuro. Dar ayudas a las familias clásicas es facha. Ser heterosexual es bastante facha. Creer en Dios, y no digamos ya ir a misa, es facha. Hablar en español allá donde existe una lengua regional es superfacha. Oponerse a que Chapote y todos los sicarios de ETA reciban las gracias penitenciarias de Sánchez y el PNV es fachísimo. Tener más simpatía por el PP o Vox que por Bildu, Junqueras y Puigdemont, nuestros aliados naturales, es ultra facha.
    Y aquí lo dejo, que me voy a ver un documental sobre los logros del Che Guevara y otro sobre «el poliamor en los tiempos de la sexualidad multiforme».
    LUIS VENTOSO
    Confieso humillado que vivía en el error En los regímenes comunistas era un clásico que los purgados hiciesen una declaración pública, en la que confesaban su imperdonable desviacionismo respecto a la doctrina obligatoria del partido único. Siguiendo el ejemplo de aquellos admirables sistemas cerrados, me rindo ante el magisterio de la única ideología admisible: el «Pensamiento Sánchez». Con evidente vergüenza, confieso que hasta ahora vivía en el error. Estaba empecinado en ver como hechos positivos la seguridad jurídica, la unidad de España, el orden constitucional, el tesoro de la lengua y la cultura españolas, la tradición católica de nuestro país y el valor de sus enseñanzas, la libertad de empresa, el respeto a la palabra dada, la existencia del sexo biológico y el principio de que todos los españoles somos iguales. Pero no podía estar más equivocado. Ahora he abierto los ojos y he dejado de ser un ultra. Sé que mentir al pueblo en las promesas electorales es algo sano y perfectamente normal. Manipular las encuestas costeadas con los impuestos de todos para favorecer al partido gobernante y falsificar los datos del paro cambiando su semántica son prácticas loables, siempre que contribuyan a afianzar al líder providencial. No dar una en la gestión de los fondos europeos y tenerlos bloqueados por pura incompetencia burocrática es muy positivo. Aceptar el apoyo del partido de ETA y cortejarlo es una saludable adaptación a los nuevos tiempos. Gobernar España con el apoyo de un partido golpista y separatista que tiene precisamente como meta destruir España es lo más natural del mundo. Poner a parir a los jueces que no son de la correcta ideología «progresista» e intentar maniatarlos supone una necesaria revisión de las erradas teorías sobre la separación de poderes de Montesquieu (probablemente un franquista de tomo y lomo, aunque se murió en 1755). España es una nación de naciones, y cuanto más desunida esté –nosotros decimos «cuanto más plural y diversa sea»– mejor le irá, pues no hay nada más moderno y solidario que el hecho de que uno de Álava se crea diferente y superior a uno de Burgos. Lo público es siempre mejor que lo privado. El Estado siempre es bueno; por el contrario, los empresarios son de entrada sospechosos y ruines, todos ellos. El dinero público no es de nadie. Todo aquel que levante un poco la cabeza con su esfuerzo o ingenio, o haya tenido la suerte de recibir una buena herencia, deberá recibir un estacazo fiscal por «rico», el delito imperdonable. El rencor social y la envidia son mejores para forjar una sociedad sana que la meritocracia y la legítima aspiración de ir a más. Abortar –matar al nasciturus– es «avanzar en derechos». Crear una subcultura que invita a los adolescentes a dudar de su sexualidad y cambiarse de sexo simplemente acudiendo a un registro es «avanzar en derechos». El hecho de que los médicos de la sanidad pública maten a pacientes que lo soliciten es «avanzar en derechos» (en cambio invertir en cuidados paliativos para que todas las personas vivan un final digno y sin dolor no nos gusta, es facha). La concordia entre españoles y el simbólico y fructífero perdón de la etapa de la Transición es un resabio fachoso que hay que superar. Dividir al país echando sal a heridas de hace 80 años por puro revanchismo ideológico es «avanzar en derecho». Imponer, so pena de sanción, una lectura única de la historia, donde unos son siempre ángeles y otros siempre demonios, es «avanzar en derechos». Defender el esfuerzo en las aulas y la exigencia de los docentes es facha. Retocar las leyes para favorecer el imperio de la burramia es la mejor garantía de que España tendrá un gran futuro. Dar ayudas a las familias clásicas es facha. Ser heterosexual es bastante facha. Creer en Dios, y no digamos ya ir a misa, es facha. Hablar en español allá donde existe una lengua regional es superfacha. Oponerse a que Chapote y todos los sicarios de ETA reciban las gracias penitenciarias de Sánchez y el PNV es fachísimo. Tener más simpatía por el PP o Vox que por Bildu, Junqueras y Puigdemont, nuestros aliados naturales, es ultra facha. Y aquí lo dejo, que me voy a ver un documental sobre los logros del Che Guevara y otro sobre «el poliamor en los tiempos de la sexualidad multiforme». LUIS VENTOSO
    Like
    1
  • WWW.ELDEBATE.COM
    El testimonio de Joan Canela Grané, superviviente de los fusilamientos de 1936 por milicias anarquistas
    Se enteró por la prensa que en el grupo de fusilados la noche del 3 de diciembre de 1936 en el cementerio de Montcada estaba el obispo Manuel Irurita
    Like
    1
  • OMNY.FM
    La historia contradice a Yolanda Díaz: ¿Cuáles han sido las dictaduras más sangrientas de la historia?
    La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, afirmaba en una entrevista en Televisión Española que la dictadura de Franco había sido una de las más sanguinarias de la historia. Palabras que no han pasado desapercibidas para los historiadores que, sorprendidos, se echaban las manos a la cabeza tras semejante afirmación. Edita y presenta Belén Montes. Participan Luis Eugenio Togores, historiador y colaborador de El Debate, y Jose Luis Orella, profesor de Historia Contemporánea de la Universidad CEU San Pablo y Doctor en Historia por la Universidad de Deusto. 
    Like
    1
  • WWW.PERIODISTADIGITAL.COM
    A Calviño se le complica el pufo de su marido: Hacienda cree que existe 'amaño' - Periodista Digital
    El contrato de un millón de euros para mejorar la reputación de la Seguridad Social en 2019 y 2020 se gestó de tal manera que predeterminó su adjudicación a Páginas Amarillas Soluciones Digitales (PASD), de la que es directivo el marido de Nadia Calviño. Esto es, el tremendo pufo que tiene tras de sí el […]
Ver más....